Sentencias ciegas

Calle, calla, ¡cállense ya! Su señoría acaba de llegar, ¿Quién es el acusado? ¡Yo! Pues hable jovencita porque empieza su cuenta atrás. De mis errores haré espinas que no me volveré a clavar, ¡jamás! Más caminaré hacia mi destino y estiraré del hilo rojo, cojo y roto Pero, ¿sabes qué? Me coseré otro. Y seré libre, … More Sentencias ciegas