Sin luz, por favor

Subir de nuevo a la habitación y apagar la luz. Rozar pieles de seda y oler a perfume desconocido; una noche perfecta manchada por otro carmín. Todo parecía reducirse a ese instante, hasta que encendió la luz. -La realidad embaucadora te arrastra y tus obligaciones acechan.- “Sin luz, por favor.” 4111.97